Protección de datos ¿sí o no?

No hace mucho que fue noticia en las portadas de medio mundo el espionaje de los servicios secretos de Norteamérica a conocidos líderes europeos y asiáticos. Los ciudadanos norteamericanos volvieron sus miradas hacia ellos mismos descubriendo (gracias a wikileak, todo sea dicho) que gran parte de sus correos, conversaciones de whatsapp y llamadas telefónicas eran leídas y escuchadas por terceros.

La pregunta no se hizo de esperar, ¿nos espiaban a nosotros nuestros propios servicios secretos?. Pero ¿realmente la situación era tan extrema o se estaba apoderando de la gente una especie de “conspiranoia”?

La LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y LSSICE al rescate

Quizá actualmente puede parecernos que estamos más expuestos que nunca al uso indebido de nuestros datos porque nosotros mismos nos encargamos de volcar nuestras vidas privadas en redes sociales, de dar datos personales por internet al efectuar compras on-line, de mandar e-mails y mensajes a través de “zonas wifi” que nos garantizan el coste cero del uso de internet, pero no así la confidencialidad.

Afortunadamente, existe en nuestro país una ley que vela por la protección de los datos de todos los usuarios de las diversas empresas que se asientan y operan en nuestro país (LOPD), así como para todas las empresas que tienen su actividad en internet (LSSICE).

adaptar tu empresa a la lopdLa temida “letra pequeña”

Sin embargo, en general la gente tiende a ir bastante ligera a la hora de contratar distintos servicios. Por ejemplo, es normal que para cualquier aplicación que instalamos, para darnos de alta en redes sociales, para comprar un aparato conectado a internet; se tiende a hacer clic en la casilla “acepto los términos y condiciones” sin tan siquiera detenernos a leer en qué consisten. Porque por lo general ahí suelen indicar las excepciones a la protección de nuestros datos que pretende realizar la LOPD, y nosotros hemos dado a la empresa nuestro consentimiento para usar nuestros datos a su gusto.

¡Que no cunda el pánico!

¿Cómo podemos evitar el mal uso de nuestros datos? Simplemente, aplicando el sentido común. Si vamos a descargarnos la actualización de una aplicación, si nos registramos en una red social, si contratamos un “televisor inteligente”,… no pasará nada porque invirtamos 3 minutos más en el proceso de darnos de alta. Y antes de dar el definitivo clic al “acepto”, tal vez debamos leernos las condiciones que aprobamos porque luego no habrá excusas que valgan.

¿Me interesa? ¿Qué tengo que perder? ¿Y ganar?

Y sobretodo, sopesemos qué ocurriría si aceptamos lo que estamos leyendo, tanto para bien como para mal. Pongamos por ejemplo una aplicación telefónica que permite chatear y hacer llamadas de manera gratuita y “de cuyo nombre no quiero acordarme” (parafraseando al insigne escritor). Pensemos también en una famosa red social que permite subir fotos y conversar con las amistades. Si leemos sus condiciones de contrato, les estamos permitiendo que hagan libre uso de todo lo que subamos (¡todo!)  por cierto plazo de tiempo (incluso años), aunque nos hayamos dado de baja del servicio. ¿Nos interesa? Claramente, a mucha gente sí, a juzgar por la aceptación social de dichas empresas, actualmente. Para mi, rotundamente no. ¿Consecuencia? No las uso ni me he registrado en ellas.

¿Tan dañino es el uso que puedan hacer? ¿tenemos el enemigo en casa?

Sinceramente, no lo creo. Actualmente toda información tiende a la exageración y el catastrofismo. Cierto es que no sobra cierta precaución (por ejemplo, leyéndonos los términos del contrato, no usando la tarjeta de crédito en páginas de escasa seguridad, etc) pero el proporcionar nuestros datos a distintas empresas con las que trabajamos también tiene sus ventajas. Por ejemplo, los actuales gps. Nuestro aparato suele memorizar nuestras búsquedas y así podemos disponer de ellas sin necesidad de invertir más tiempo. O nuestros portátiles, con localizadores que han permitido a la policía dar con ellos. O detener a aquellos acosadores que han usado el anonimato de las redes sociales o de sus teléfonos pero cuyos datos da contrato los han identificado.

El Marketing y la LOPD

¿Quién no ha recibido publicidad en su correo o por otros medios, preguntándose de donde se sacaron sus datos? o ¿qué puedo hacer para no recibir publicidad no deseada? En los artículos 30 y 45 de la LOPD principalmente, se regula este tipo de marketing y se les refiere como “ficheros con fines de publicidad y prospección comercial”.

Existen muchas empresas de marketing que se dedican entre otras cosas a la recopilación de datos con fines comerciales, la ley establece que solo pueden usar datos extraídos de “Fuentes de Acceso Público” (FAP) y como se acostumbra deben haber sido autorizados por el interesado.

Como sabes, se debe dar un repaso para dejar claro que es lo que la Ley estipula como “Fuentes de Acceso Público” para no faltar a la norma, os recomiendo consultar los artículos 3, 7 y 28 de la LOPD. Generalmente estas FAP se realizan en formato físico, y verdaderamente deben ser accesibles al público, en caso de que las empresas de marketing consigan una copia digital, el documento pierde su carácter de FAP después de un año, contando a partir de su obtención.

Cada vez que circulen estas fuentes de datos de acuerdo a la LOPD, se debe informar a los interesados acerca del origen de los datos, quien fue el responsable de la recopilación y tratamiento y la forma de obtención, así como tomar en cuenta los derechos ARCO.

La ley es bastante seria en cuanto a sanciones y lo deja como una lección para el colectivo. Para ilustrarlo debemos recordar el caso de cuatro empresas de publicidad que fueron sancionadas por la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) y se les aplicó una multa bastante catastrófica para cualquier empresa. Aquí la lista de empresas con sus respectivas multas:
TODO DATA INTEGRAL SERVICES S.L.; multa de: 70.000 euros
MEGA DATA INTEGRAL SERVICES S.L.; multa de: 50.000 euros
DATALASER S.L.; multa de 40.001 euros
HOME XXI, HOGAR Y DESCANSO S.L.; multa de: 20.000 euros
Consulta el informe oficial aquí

Como vez la Agencia Española de Protección de Datos es bastante severa con el incumplimiento de las normas establecidas en la LOPD. La actividad del marketing empresarial es muy importante para el desarrollo comercial, sin embargo se debe tener en cuenta el no violar alguna norma, esto no significa que no exista una libertad para poder hacer crecer los negocios, solo nos indica que hay ciertas restricciones al invadir la intimidad o acceder a datos de carácter sensible que pueden afectar a terceros. Recuerda que estamos disponibles para consultoría sobre LOPD en Málaga, solo contacta.

Cumplir con la LOPD en Internet

Adaptarse a la LOPD no es solo una cuestión de cumplir con la Ley Orgánica de protección de datos. En Internet si lo pensamos bien, siempre vamos a confiar mucho más en páginas webs y tiendas online que cumplan con las normas y que ofrezcan información veraz y clara en sus condiciones de uso, aviso legal y el tratamiento que harán de los datos que registremos en sus formularios y pedidos.

Por ello es muy interesante tener al día nuestra empresa en cuanto a la adaptación a la LOPD y así poder ofrecer mucha más seguridad a los potenciales clientes de nuestros productos y servicios.

No es dífícil adaptarse, puedes hacerlo tu mismo si se te dan bien la burocracia, pero si de verdad quieres tener tu empresa adaptada a la ley de protección de datos y cumplir con ella sin ningún error ni problemas legales es mejor dejarlo en manos de un consultor especializado. Además de estar seguro de tenerlo todo en regla, tendrás una empresa o persona a la que consultar cualquier incidencia o duda que pueda surgir a la hora de adaptar tu empresa.

No es solo rellenar unos formularios y enviarlos, se trata de adaptar parte de nuestra documentación, Aviso Legal, Condiciones de Uso, los pies y firmas de nuestros e-mail, facturas y demás documentos que utilizamos con regularidad en nuestro trabajo diario.

Consúltanos, te enviaremos una propuesta de adaptación a la LOPD para tu empresa totalmente gratis.

LOPD y LSSI-CE web y tiendas online

La Ley Orgánica de Protección de Datos es de obligado cumpliento, pero si además usted tiene una página web y una tienda online, sobre todo esta última y realiza comercio electrónico, es más importante aún estar al día con la LOPD.

Nosotros ofrecemos en Málaga todo tipo de servicios, tanto de diseño web y tiendas online como de la adaptación a la LOPD de su empresa ya sea sociedad o autónomo/a.

No lo dude consúltenos sin compromiso y le adaptaremos su empresa a la legalidad para evitar posibles contratiempos.


LOPD para su empresa

Según los principio de la protección de datos, los datos de carácter personla sólo se podrán recoger para su tratamiento, así como someterlos a dicho tratamiento cuando sean adecuados, pertinentes y no excesivos en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, explícitas y legítimas para las que se hayan obtenido.

Toda empresa recoge datos, ya sea de sus clientes, proveedores, empleados. Por lo que todos estamos obligados a cumplir con la Ley Orgánica de Protección de Datos.